Burj Al Arab

Actualizado, 30 de Noviembre 2017

Considerado como el único Hotel 7 estrellas del mundo, y uno de los edificios emblema (quizás el primero y más característicos de ellos) de Dubai y los Emiratos Árabes Unidos. Su construcción comenzó el año 1994, siendo inaugurado oficialmente el 1 de diciembre de 1999. Se caracteriza por su diseño inspirado en una embarcación a vela, y su ubicación sobre una isla artificial situada a 270 metros de la playa en el Golfo Pérsico no es casualidad… se realizó de esta forma para que su sombra no cubra la playa. Es además, el 4° hotel más alto del mundo, alcanzando una altura de 321 metros sobre el nivel del mar.

Por ser un símbolo del país y del emirato de Dubai, era una visita que si se tenía la oportunidad de hacer, no lo pensaría dos veces, y al menos intentaría de realizar… e hice el intento, y así fue! Me puse en acción y logré visitar este hotel, una maravilla ante los ojos, que tiene un lujo descarado y desproporcionado.

 

EL EXTERIOR

Caminando por las calles de Dubai, el edificio destaca por su diseño elegante y sobrio, además de su color blanco radiante, que lo hace visible prácticamente desde cualquier rincón de la ciudad. Su presencia no pasa desapercibida en lo absoluto y la curiosidad me mataba por conocer su interior…

  

EL INTERIOR

Lo primero que me pregunté fue, ¿cómo lograré entrar siendo que no pienso alojarme allí? La suite más económica es impagable… partiendo sus precios en 1300 € por noche, aunque incluye desayuno, dátiles, bombones e incluye acceso de forma gratuita al parque acuático Wild Wadi Waterpark… tentador, pero no era una opción pasar la noche allí. Había que buscar otras soluciones. Una de las opciones que leí, y que resultaba algo más factible, era ir a uno de los bares del Hotel, para ir a tomar desayuno o almorzar, o por la tarde ir a tomar algún aperitivo, pero lamentablemente el día que había disponibilidad por la tarde tenía la visita al Burj Khalifa (puedes leerlo acá en este link)… Así que no quedaba otra opción más que ir a desayunar o almorzar a este hotel… Al final, me decanté por la segunda opción, y decidí ir a almorzar al considerado mejor hotel del mundo.

Para ello, tuve que solicitar la reserva online, ingresar los datos de la tarjeta de crédito o debito, y estar dispuesto a pagar una multa por no presentación. Bueno, no había otra opción, ya los días en Dubai se estaban acabando y realicé la reserva… Había que esperar hasta la siguiente mañana para poder ingresar al Hotel 🙂

La historia dice que el jeque de Dubai que mandó a construir este edificio quería en su interior un diseño innovador y que causara impacto. La diseñadora china a cargo del proyecto utilizó grandes cantidades de mármol, terciopelo y hojillas de oro en su decoración. El jeque realizó una visita 6 meses antes de su inauguración, y quedó encantado con la decoración de las suites, que mostraban lujo y grandeza, pero al ver el atrio del hotel pintado de un minimalista blanco, lo rechazó. Así, la diseñadora tuvo que redecorarlo, agregando colores brillantes en el cielo, fuentes de aguas danzantes y un espectáculo de luces multicolores.

El acceso al bar no podía estar exento de lujo… tenía que tener oro. Es así como el ascensor tenía oro en su diseño, como así también la placa que señalaba hacia donde nos llevaría el ascensor… ya es mucho!!

 

Bueno, ya estaba allí, y no quedaba otra que ir a disfrutar del almuerzo. Siendo sincero, y aparte de considerar que todo estaba riquísimo (aunque sigo prefiriendo la mano de mi mamá y abuelita), las porciones dejaban con gusto a poco, y por suerte dejaron harto pan para acompañar, de no ser así, hubiese quedado con aún más hambre.

El menú del Burj Al Arab consistió en lo siguiente:

1. Selección de distintas variedades de panes;

2. Cortesía de la casa, carpaccio con un stick de pan, acompañado de queso Philadelphia;

3. Ensalada Al Muntaha “Otoño – Invierno”. Tostada melba libre de gluten, láminas de queso parmesano y carne de vacuno acompañada de repollo morado y pasas;

4. Vieiras, arrollado primavera de pato y Bok Choy, acompañado de salsa de concha y Hoisin y limón confitado;

5. Reineta de mar chileno braseada y glaseada en “Barbecue Grenoble” acompañada de piperrada, puré de papas ratte y algas, y ensalada con trozos de bonito;

6. Torta de chocolate “Mi-Cuit”, helado de vainilla, acompañada de guacamole de palta y banana con crumble de avellanas

Selección de distintas variedades de panes

Esta ha sido mi experiencia en el mejor hotel del mundo, o en el único hotel 7 estrellas del mundo, como prefieran llamarlo. El Burj Al Arab es un edificio que impresiona tanto por su exterior e interior, mostrando elegancia y recatez desde afuera, pero grandeza y pomposuidad dentro de él. Qué te pareció el hotel? No será mucho derroche!!??

2 thoughts on “Burj Al Arab

Leave a Reply